Category: Español

Un juego difícil de predecir.

En unas horas los Dolphins de Miami recibirán en el estadio Hard Rock a los Lions de Detroit. Este juego es un choque entre dos equipos que se han distinguido esta temporada por la buena defensa. La carrera de ambos equipos podría ser la clave en el resultado final. Los Dolphins tendrán en la tarde de hoy a sus corredores (RBs) Frank Gore y Kenyan Drake disponibles, mientras que los Lions podrían tener que alienar con el novato Kerryon Johnson y el veterano LeGarrette Blount ya que su corredor principal Theo Reddick confronta problemas de lesión en una de sus rodillas. La carrera de los Lions esta número 23 en ranking de la liga, mientras que la defensiva Dolphin esta número 21 en la liga contra la carrera permitiendo un promedio de 118 yardas por juego, y más de 100 yardas en 5 de sus 6 juegos esta temporada. Los Dolphins vienen obligados a forzar ese juego de la carrera por parte de los Lions. Ya que en los últimos dos juegos del mariscal de campo (QB) Matthew Stafford este ha convertido 4 anotaciones (TDs) por aire sin ninguna intercepción, además cuenta con uno de los mejores cuerpos de recibidores (WRs) en Marvin Jones JR, Golden Tate y Kenny Golladay. Tate y Golladay ambos han superado las 400 yardas recibidas con 431 y 428 respectivamente. Mientras que Stafford tiene 1385 yardas por aire buenas para 10 anotaciones (TDs) y 5 intercepciones. Es un equipo balanceado donde los Dolphins deberán aprovechar la ausencia de Reddick en la carrera para presionar a Stafford quien tendrá ausente al guardia ofensivo (G) Joe Dalh .
Del lado de los Dolphins vuelve a quedar fuera su mariscal de campo (QB) Ryan Tannehill por lesión. La ofensiva estará a cargo de Brock Osweiler quien tuvo su mejor juego el pasado domingo frente a la defensa de Chicago, y el mejor juego para un mariscal de campo Dolphin desde la época de Dan Marino. ¿Podrá Osweiler repetir esa actuación esta tarde en casa? Es una posibilidad real que la pueda repetir ya que los Lions no contarán con una pieza clave en la presión defensiva, ya que su esquina (DE) Kerry Hide JR estará fuera por lesión. Para esto Osweiler necesita la ayuda de Gore y Drake en la carrera. El juego de la carrera de los Dolphins se encuentra en la posición 16 de la liga con 106.8 yardas por juego.
Será un juego donde la defensa de los Dolphins podría ser la clave. Una pieza clave de la línea defensiva Dolphin está de vuelta lo que debe tener preocupar a Stafford, ya que regresa Cameron Wake a juego en la tarde de hoy, por lo que la presión al mariscal de campo será constante por parte de los Dolphins. Será un juego importante para los Dolphins jugando en casa ante sus dolfans. Un juego difícil de predecir donde la ventaja debe ir hacia el equipo local por lo cerrado del mismo. ¡Llego la hora de jugar!

Obligados a ganar Gase y Tannehill.

Luego del desmoronamiento ofensivo de los Dolphins de Miami el pasado domingo, ha vuelto a renacer el debate de la decisión de Adam Gase de no seleccionar un mariscal de campo (QB) en el pasado sorteo de novatos. Manteniendo así su respaldo a Ryan Tannehill como abridor de los Dolphins, luego de mantenerse inactivo por más de un año tras una seria lesión en su rodilla. Luego de tres victorias, parecía que los Dolphins sacarían del liderato de la división a Tom Brady y los Patriots de New England. Pero ese domingo en New England, Tannehill al comando de la ofensiva tuvo un juego para olvidar. Tuvo solo 11 pases en 20 intentos con solo 55% de conversiones, ninguna anotación e una intercepción. Luego el pasado domingo en Cincinnati, toda parecía salir “a pedir de boca” los Dolphins mantenían una solida ventaja al comenzar el último cuarto de 17-3, pero en una posesión de 3ro y 2 yardas, cuando la carrera Dolphin comenzaba a dejarse sentir, Gase decidió ir por el aire, la línea ofensiva colapso, el pase no pudo ser alcanzado por Albert Wilson (WR). En la jugada Laremy Tunsil abandono el juego por una contusión siendo sustituido por Sam Young, quien no pudo hacer nada para proteger a Tannehill y las próximas posesiones fueron dos intercepciones y una pérdida de balón forzada (fumble) , suficientes para derrotar a unos desgastados Dolphins.
La situación no fue del todo negativa, la defensa Dolphin ha seguido siendo dominante. Reshad Jones, Kiko Alonso, Robert Qinn y el novato Minkah Fitzpatrick junto Jerome Baker dejaron la ofensiva de los Bengals en una sola anotación y solo 13 puntos, estos venían con un promedio de 31.5 puntos anotados en la zona roja, bueno para el cuarto lugar en NFL en anotaciones. Semana tras semana la defensa ha ido subiendo su nivel de juego al punto de tener 10 intercepciones en 5 juegos.
Para la tarde de hoy los Dolphins reciben en casa a quizás la línea defensiva más temible de la liga, los Bears de Chicago. Quienes tras la llegada de Khalil Mack han dado un giro defensivo a su temporada. ¿Cómo reaccionara la protección de los Dolphins ante los siete frontales defensivos de los Bears? Ya que la línea frontal de los Dolphins ha sufrido la salida de sus abridores Josh Sitton y Daniel Kilgore, sumada la contusion de Tunsil, mas la posible ausencia de Tannehill por una lesión en su hombro de lanzar hacen la tarde una difícil para los Dolphins. Es un juego que puede ser ganable en la medida que la ofensiva Dolphin se mantenga en el terreno y produzca puntos, ya que de esa manera la defensa de los Dolphins podría cerrar fuerte el partido y obligar al mariscal de campo (QB) Michell Trubisky a cometer errores. Trubisky ha cometido tres pérdidas de balón(fumbles) y ha sido interceptado en tres ocasiones, algo que podría ser aprovechado por los Dolphins para conseguir la victoria. Ademas de la posible ausencia de Tannehill, estarán fuera en la tarde de hoy Cameron Wake y Bobby McCain sumándose estos a la larga lista de lesiones de los Dolphins. Pero no hay tiempo para lamentos hay que salir a jugar, estamos en plena temporada y los Dolphins de Adam Gase y Ryan Tannehill están obligados a ganar. Lo contrario abonaría a la presión mediática en contra de ambos.

En Aprietos los Dolphins.

  La pasada semana los Dolphins de Miami fueron de lo sublime a lo ridículo. Dejaron pasar una oportunidad de despegarse de sus rivales los Patriots de New England. El resultado lo dice todo, 38 a 7 en favor de los Patriots. Todas las áreas del juego luego del primer cuarto se vieron afectadas. Para poder analizar dicho juego y lo que podríamos esperar en Cincinnati, debemos separar el juego en New England por cuartos, antes de ver el resultado final. Dicho primer cuarto terminó 3-0 a favor de los Patriots, y finalizando el mismo fue que apareció el goal de campo que les dio la ventaja, no sin antes la defensa de los Dolphins detener a Tom Brady a solo dos yardas de anotar. La ofensiva de los Dolphins no fluía, la carrera era invisible, tanto Kenyan Drake como Frank Gore no encontraban los espacios que debía crear la línea ofensiva. El centro Daniel Kilgore mas adelante abandonaría el juego por una lesión, esto traería a juego a Travis Swanson creando un desbalance ofensivo que obligaría a los Dolphins y su mariscal de campo (QB) Ryan Tannehill a ir la mayoría del tiempo por aire. Abandonando el juego de la carrera para fácilmente ser detenido por una defensa en formación diez (dime formation) que marcaba hombre a hombre a los recibidores abiertos (WRs) de los Dolphin permitiendo muy pocas libertades a la ofensiva. Llevando a los Dolphins a una debacle en el segundo cuarto del juego donde permitieron 21 puntos, suficientes para definir el resultado del juego. Terminando la primera mitad del juego con un marcador definitivo de 24 a 0 a favor de los locales.
De la derrota no todo es negativo, hay situaciones de juego positivas. Debo recalcar la temporada que está teniendo Kiko Alonso quien se mantiene segundo en paradas (tackles) con cerca de 12 por juego, y junto a él, el novato Minkah Fitzpatrick, quien también se mantiene segundo en el por ciento de pases más bajo contra su defensa. Ambos literalmente están en todas las jugadas defensivas, corriendo el campo de un lado para otro a una velocidad relampagueante.
La ofensiva no las tuvo consigo. Tannehill tuvo uno de sus peores juegos en su carrera y terminó en la banca luego de una intercepción, en un pase que se quedó corto donde trató de alcanzar a Albert Wilson quien no tuvo la mas mínima oportunidad de capturar dicho pase entre dos defensores, ya que se vió obligado a ajustar su velocidad. La forma en que se llamó el juego por parte de Adam Gase dejó mucho que desear. La línea ofensiva salió totalmente destruida del juego, Kilgore por lesión, Ja’Wuan James y Laremy Tunsil lucieron totalmente perdidos fallando sus asignaciones lo que permitía a la defensa de los Patriots acosar en todas las posesiones a Tannehill y deteniendo con facilidad el juego por tierra. En fin una bochornosa debacle que abrió nuevamente el debate de si realmente los Dolphins pueden competir con los mejores equipo de la NFL.
Para el juego en Cincinnati las cosas se ven difíciles ya que las lesiones en estas últimas dos semanas parece que le echarán más sombras al juego de los Dolphins. Estarán fuera el ala cerrada A.J. Derby y será sustituido por Nick O’Leary, además el esquina trasera (CB) Bobby McCain, a ellos parece que se unirá el ala defensiva Cameron Wake quien no ha practicado en toda la semana. Otros que su participación está en duda son del lado defensivo Andre Branch, Chase Allen, Stephone Anthony, Reshad Jones, T.J. McDonald y del lado ofensivo podrían estar fuera el corredor Brandon Bolden y el recibidor abierto DeVante Parker. Además están fuera por el resto de temporada Josh Sitton, Daniel Kilgore y William Hayes. Así los Dolphins viajan a Cincinnati a enfrentar a unos Bengals que lucen poderosos comandados por Andy Dalton y A.J. Green. Los Bengals poseen el mejor promedio de anotación en la zona roja de la liga con 84.6%, anotando en las todas las ocasiones que allí han llegado. Lo cual es preocupante ya que sin Wake y Branch en uniforme mañana Dalton no tendrá tanta presión en la línea ofensiva, teniendo solo que preocuparse de Robert Quinn, el cual lo más seguro será doblado la mayoría del tiempo para afectar la defensiva de los Dolphins. Las lesiones y un juego bochornoso en New England han puesto a los Dolphins en aprietos. ¿Podrá Gase sacarlos del hoyo físico y mental que han caído? ¿Podrá Ryan Tannehill recomponerse de su peor juego? ¿Podrá Kenyan Drake encontrar su juego en la carrera? Son demasiadas interrogantes para un solo juego. Esperemos que todas se puedan contestar y el lunes los Dolphins sigan al tope de la división.