Category: 2018 Articles

¿Después del milagro, qué?

Luego de la espectacular victoria el pasado domingo, cuando los Dolphins de Miami dejaron en el terreno a Tom Brady y compañía, el equipo viaja a Minnesota a enfrentar a los Vikings. Ningún cronista deportivo daba a los Dolphins para estar disputando un espacio en la post temporada. Únicamente el ex coach Tony Dungy en un momento comentó que no veía a los Dolphins tan mal como muchos lo analizaban. Dungy en ese momento expresó que Ryan Tannehill era un mariscal de campo (QB) capaz de guiar cualquier equipo a la post temporada. La crítica es indiscriminada en Miami en contra de Tannehill. ¿Pero realmente esos analistas han examinado los números de Tannehil durante la actual temporada? Si miramos los números detenidamente, encontraremos a un Tannehill metódico, dominante, estadísticamente entre los mejores cinco de la liga. Su ratio es de 105.7, sexto en la liga. Es tercero en la liga con una de anotación (TD) cada 8.1 pases. Su porcentaje de anotación contra intercepciones es el 5to mejor de la liga. Sus 8.01 yardas por intento es la novena mejor de la liga. Solo tres mariscales de campo le superan en el rating de pases Aaron Rodgers 103.4, Russell Wilson 100.5 y Drew Brees 97.8. Tannehill va detrás de ellos con 97.6 bajo la dirección de Adam Gase. Son números sobresalientes, de un jugador dominante. Si a esto le adicionamos que no ha tenido una línea ofensiva estable durante toda la temporada, teniendo que improvisar ofensivamente juego tras juego, Tannehill sin dudas es el dueño absoluto de la ofensiva Dolphin, y me atrevo a asegurar que de dejarlo libre los Dolphins al finalizar la temporada son varios los equipos que lo considerarían, incluido en ese grupo Los Patriots de New England, ya que Brady está por enganchar sus zapatillas.
Mañana en Minnesota Tannehill deberá seguir su juego metódico, tratando de sacar el máximo a sus opciones ofensivas. Para esto deberá combinar la explosión ofensiva de Kenny Stills y Danny Amendola como recibidores abiertos, con la fortaleza física de DeVante Parker. En la carrera tendrá la ayuda de un versátil cuerpo de corredores comandados por el veterano Frank Gore quien busca tener una temporada más de 1000 yardas, junto al escurridizo Kenyan Drake, quien será ayudado por Brandon Bolden, y para las jugadas sorpresas Kalen Ballage. Los alas cerradas (TE) no están viendo mucho el balón, ya que están siendo utilizados como bloqueadores para ayudar a la línea ofensiva en la protección de Tannehill.
Defensivamente Kiko Alonso deberá tener un ojo puesto en los corredores de los Vikings, ya que el nuevo cuerpo de dirigentes que estarán a cargo de correr la ofensiva gusta del juego por tierra. Por lo que me parece tanto Dalvin Cook, como Latavius Murray verán muchos toques de balón. La presión a Kirk Cousins será clave, por lo que veremos a Cameron Wake y Robert Quinn atacando por las esquinas. Cousins será más cauteloso en su juego bajo el nuevo coordinador ofensivo Kevin Stefanski, para no forzar ninguna pérdida de balón ante la defensa dolphin. Ante esta situación podríamos ver el uso en la ofensiva de los alas cerradas (TEs) de los Vikings, por lo que Reshad Jones y Minkah Fitzpatrick deberán prestar más atención a Kyle Rudolph. En los equipos especiales el juego de Matt Haack tiene que regresar, ya que el pasado domingo fue de pesadilla. Para que la defensa de los Dolphins pueda contener a Cousins y a los Vikings, Haack debe lograr que estos comiencen lo más lejos posible de su zona de anotación.
No será un juego fácil, ante un equipo herido en su orgullo y que también buscan mantenerse con vida. Por lo que los Dolphins deberán dar el tiempo suficiente a Tannehill para establecer su ofensiva. ¿Y después del milagro, que podríamos esperar? Una importante victoria de unos inspirados Dolphins.

Miami’s miracle win could be the key to turning this season into a dream season

Winning the division was unthinkable about a month ago at 4-5.

Winning and making the playoffs was unimaginable two weeks ago.

Beating the Patriots in improbable fashion was far from most fan’s vocabulary even though the odds were truly stacked and have been against the Patriots in Miami.

For what it’s worth, this was a gutsy performance by your hometown Miami Dolphins.

The Dolphins with seven seconds and several palpitations of the heart were down to their final play.

No timeouts.

“Boise” the call by the captain-Ryan Tannehill the Dolphins quarterback, settling the huddle, and injecting the offense with confidence.

Never mind confidence, swagger.

How one play with three players and two pitches could cause such hysteria amongst a fan base that one: wanted Head coach Adam Gase gone for the likes of Jim Harbaugh and two wanted a bright shiny new QB for Draftmas.

It all changed on one play.

Boise. Dig route run by Kenny Stills who came back to the ball, pivoted and then pitched to DeVante Parker, Parker ran for 7-8 yards and pitched to Kenyan Drake.

Drake with a Michael Jordan like grip on the ball, holding it away from his body, began his departure from the 42 yard line, knifing around the defense, and springing off a killer and thunderous thud of a block by Ted Larsen.

Number 66 sprinted nearly 70 yards to make a block.

The block of his life and career, as a Dolphin.

I’ve said it again and again and I’ll say it one more time, the Dolphins are not a passing team. They are best when they run in space and they let their playmakers do the work.

The Dolphins are a team that’s strength is more toward power and Gase managed to fine tune his play calling to win ground game and outrush the Patriots who usually outrush their opponents in the latter half of the season.

In my studies of what Bill Belichick does well as a coach: based on the Education of a coach a profile on Belichick written by the late David Halberstam, he said he likes to run the ball to wear the defense down.

The Dolphins flipped the script with their running game and executed with precision, curbing the offensive penalties.

Frank Gore carried the load and shortened the down and distance.

Drake however is no different in terms of his potency as a runner.

Right now he’s playing unconscious.

It’s like Steph Curry throwing up a three with his head turned knowing the shot will fall.

Drake used his vision and then his instincts to drive a dagger into the Patriots season-34-33.

How does a team recover from that loss and pick up the pieces heading to Pittsburgh?

How do you like them division t-shirts Belichick?

The playoffs go through Miami. (A loose quotation from the late former head coach Tony Sparano).

For the Dolphins and their fans, they ain’t dead yet and it’s going to take a lot to wrestle this feeling of euphoria.

Photo credit: New York Times

Nada fácil derrotar a los Patriots.

Los Dolphins de Miami reciben la visita de los líderes divisionales Patriots de New England. Ambos equipo vienen de conseguir victorias en su última salida. La victoria en casa el pasado domingo frente a los Bills de Búfalo dejo más interrogantes que respuestas entre la afición de Miami. El mariscal de campo (QB) Josh Allen de los Bills hizo lo que quiso con la defensa de los Dolphins, y de no ser porque su ala cerrada Charles Clay dejo caer un pase en la zona de anotación con segundos por jugar hubiesen dejado a los Dolphins en el terreno de juego. Ahora tendrán que enfrentar en casa al más difícil rival de la división. Quienes han conseguido en el juego del corredor (RB) Sony Michel el complemento perfecto para el juego aéreo de su mariscal de campo (QB) deluxe Tom Brady. Luego de su usual arranque lento, Brady y los Patriots han enderezado su juego teniendo record de 9 ganados frente a solo 3 derrotas. Mientras que los Dolphins juegan para 6 ganados con igual número de derrotas, en una temporada plagada de lesiones e inconsistencias. Miami está en problemas ya que su principal arma defensiva Xavien Howard no podrá jugar. Kiko Alonso deberá encargarse de que Michel no produzca en la carrera. Mientras la presión en la línea frontal debe tratar de forzar a Brady a cometer errores; es la manera de tratar de conseguir la victoria, que la defensa funcione. Minkah Fitzpatrick deberá jugar fuera de su posición regular, mientras Reshad Jones tendrá que velar porque Brady no pueda atacar el medio campo. Un factor importante será el desempeño de los equipos especiales, comandados por Matt Hack quien tendrá a su cargo el mantener a los Patriots en una posición difícil al comenzar cada posesión de balón donde los Dolphins no puedan convertir en puntos.
Ofensivamente los Dolphins vienen obligados a establecer la carrera, Frank Gore junto a Kenyan Drake deben producir mucho más que las 56 yardas del primer choque entre ambos equipos. De no establecerse la carrera será una tarde difícil para Ryan Tannehill quien solo cuenta con Laremy Tunsil como protección solida en la línea ofensiva, ya que prácticamente la línea ofensiva ha sido distinta en cada uno de los juegos. Tunsil se ha convertido en uno de los mejores en su posición y no ha permitido una sola detención (sack) esta temporada. Tannehill tiene que lograr que tanto Kenny Stills, como DeVante Parker tengan el balón en sus manos cada vez que se escapen de la cobertura. Las alas cerradas de los Dolphins han estado ausentes de la ofensiva prácticamente toda la temporada, por lo que este juego será una gran oportunidad para que Mike Gesicki demuestre que su selección en el sorteo de novatos no fue un error de los Dolphins.
Los Dolphins se han convertido en un equipo difícil de derrotar en casa esta temporada. Aún jugando su peor football han logrado ganar y defender su casa. Además, en casa los Dolphins dominan a Brady y los Patriots en el balance de ganados y perdidos 9 a 8. Será una guerra divisional, la rivalidad que hace este juego uno interesante. Los Dolphins buscan mantener vivas las esperanzas de jugar en la post temporada, mientras que los Patriots buscan asegurar el título divisional. Será una tarde difícil, no es nada fácil derrotar a los Patriots, pero los Dolphins se las arreglarán para seguir luchando la clasificación.